Ryzom
Estancia de Daïsha

De Ryzom Wiki

Saltar a: navegación, buscar
Rubber-Stamp-Lore choix Vert.png
de:Die_Daïsha_Stanza
en:The_Stance_of_Daïsha
es:Estancia de Daïsha
fr:Stance de Daïsha
 
UnderConstruction.png
¡Traducción que tiene que ser revisada!
¡No culpes a los contribuyentes, pero ayúdalos! 😎
Texto de referencia (Texto actualizado, utilizado como referencia) :
Notas :

La Estancia de Daïsha, una leyenda de la época del Gran Sabio Lin Cho.


En el reinado de Lin Cho, los Fyros hicieron una incursión en Zoran, la antigua capital de los Zoraïs. Los Fyros fueron exitosamente empujados hacia atrás, y la Gran Muralla fue entonces extendida para cerrar todas las fronteras con los territorios bárbaros. Gracias a las imponentes torres de vigilancia, la ciudad sufrió pocos daños, aunque fueron suficientes para romper el corazón de la cultura zoraï. De hecho, el incendio que estalló en la Biblioteca Nacional — que guardaba varios cientos de manuscritos inscritos en los rollos de piel de mektoub — hizo que el Consejo de Ancianos se diera cuenta de la fragilidad y del peso de sus archivos.

Altos magos se reunieron, y se creó una estancia para reducir el volumen de rollos en esferas, por lo que es más fácil de transportar grandes cantidades de conocimiento. Pero hubo un inconveniente : las propiedades de las conservaciones fueron disminuidas o perdidas, y se requirió un contenedor para proteger las esferas de los estragos del tiempo y del fuego.

Así, por orden de la alta autoridad de Lin Cho, maestros artesanos de todo el país fueron invitados a un concurso para encontrar una nueva y duradera manera de preservar la sabiduría de las edades.

A medida que se acercaba el día, los pueblos y las ciudades de todo el país enviaban a sus mejores candidatos al pueblo de Taï-Toon, donde se iba a construir la nueva biblioteca. Casi cincuenta maestros artesanos y sus aprendices añadieron sus últimas inspiraciones a sus fabulosas creaciones con mucha ceremonia. Había cajas mágicas finamente cinceladas, urnas y frascos de todas las formas, colores y tamaños para almacenar las esferas del conocimiento.

Un joven artesano llamado Hari Daïsha, de la lejana aldea de Din-Tin, había elegido un estilo más rústico y vaciado un cuerno de bodoc para que pudiera contener hasta cinco esferas de conocimiento. En la víspera del gran día, sentado en cuclillas frente a su tienda, Hari estaba ocupado aplicando una última capa de su poción anti fuego sobre los cuernos cuando un famoso artesano de la ciudad se detuvo y lo miró, divirtiéndose.

— ¿Qué es esto, yama ? ¡Los cuartos de los músicos están más cerca de la exposición, cerca del podio!

Ne, Maestro Seng, este cuerno es mi trabajo. Mira, encierra las esferas del conocimiento en este compartimiento hermético, es resistente al fuego y lo más importante, puede ser fácilmente escondido en caso de una incursión bárbara.

— ¡Asombroso! Un montón de cuernos de bodoc, ¡qué engañosos!, exclamó Seng, quien dejó caer una mano pesada sobre el hombro del joven artesano. ¡Escucha mi consejo! Los sabios siempre apreciaran una pieza hermosa. Si quieres que se tomen la molestia de por lo menos examinar tu esfuerzo, debes embellecer ese exterior áspero.

Con estas palabras Seng orgullosamente regresó a su propia tienda, donde su chela estaba puliendo una magnífica caja de ámbar.

El joven Zoraï poso sus ojos en el cuerno grueso de bodoc. "Mmm, el viejo Seng puede estar en lo cierto, mañana el jurado tendrá que examinar muchas innovaciones y luego pronunciar su veredicto ante la gran Asamblea. Será mejor que añada un poco de brillantez para que sea más visible... No puedo permitirme ámbar, pero no hay falta de savia en el río allá..."

La noche se acercó como Hari, cansado e irritado de la pulla de Seng, comenzó la tarea de hervir la savia para hacer una gelatina firme que luego se utilizara para frotar el receptáculo y darle una coloración verde. Su lámpara atrayendo a todas las luciérnagas de la noche, Hari gruñó a otra que vino a bailar ante sus ojos: "¡Ja! ¡Vete antes de que te atrape!", murmuró mientras agitaba su espátula llena de savia. Pero la luciérnaga parecía decidida a ser pesada. "¡Tú lo has buscado!"" Hari tomó un poco de savia, hizo una bolita, pensó en un hechizo que lanzó sobre el bicho que cayó en una prisión por la eternidad. "¡Wah! exclamó Hari, ¡Mira esto, te he encarcelada en la savia!"

Recogiendo la bola transparente de savia, se maravillo de ver la delicada anatomía de la criatura y de poder admirar toda la belleza de sus alas como ningún homin había sido capaz de hacer antes. "Cualquier sabio daría su libro de estancias por eso", pensó, y una idea brotó en su mente. Toda la noche se entrenó para encarcelar y liberar luciérnagas con el fin de perfeccionar las palabras de poder de la estancia, hasta que finalmente, en las primeras horas de la mañana, una luciérnaga pudo salir de su prisión esférica e ir ileso.

A primera hora de la mañana siguiente, el ajetreo de los competidores que se preparaban y se dirigían a la exposición pronto fue sustituido por el silencio de las carpas vacías. Vacío, excepto uno: Hari, todavía bajo los efectos de los vapores de la savia y de una noche de trabajo duro, se había sumergido en un sueño profundo.

Era el distante sonido de los cuernos indicando que los jueces habían tomado una decisión que lo sacó de sus sueños. Apenas abrió los ojos, corrió con sus perlas de savia hacia el podio donde nadie más que el Maestro Seng orgullosamente blandió su creación para que todos la vieran. "El ámbar, dijo, durará para siempre, y esta caja le dará protección eterna a todo lo que esté almacenado en ella.". Entonces se volvió, según la tradición, para dar la caja al Maestro Sabio a cambio de la Medalla de la Victoria.

— Maestro Seng, comenzó el Gran Sabio con su voz ceremonial, te presento...

— ¡Espera!, gritó Hari, sin aliento y haciendo su camino fuera de la multitud de espectadores. Su reverencia, mi trabajo está aún por ser juzgado...

— Q... ¿Qué es eso? ¡Silencio! el ganador ya es elegido...

— Si lo permites, interrumpió Seng, quien atrajo al sabio hacia él. Reconozco a este joven homin, tiene una mente inusual, la de un loco... o de un genio. Desalentar sus esfuerzos ahora sería como matar a un pájaro raro todavía en el huevo.

"Oui, Seng, je vois ce que tu veux dire," approuva le sage, qui fit signe à Hari qui sortit une perle de sève de sa corne de bodoc et la tint au soleil pour que tous la voient. Le sage examina la luciole emprisonnée dans la sève, non sans merveille. — Sí, Seng, sé lo que quieres decir, dijo el sabio, que le hizo señas a Hari, quien sacó una perla de savia de su cuerno de bodoc y lo sostuvo en el sol para que todos la vean.

El sabio examinó a la luciérnaga atrapada en la s estuvieran, no sin Maravilla.

— Interesante...

"C'est une nouvelle méthode, votre révérence." Puis, d'un geste de son autre main et d'une incantation, Hari lança sa stance, libérant la luciole qui prit les airs au milieu des "ooooh" et des "aaaah" des spectateurs environnants. "Est-il quoi que ce soit de plus fragile qu'une luciole ?" — Este es un nuevo método, su Reverencia.

Entonces, con un gesto de su otra mano y un conjuro, Hari lanzó su estancia, liberando a la luciérnaga que tomó el aire en medio de los "ooooh" y "aaaah" de los espectadores circundantes.

— ¿Hay algo más frágil que una luciérnaga ? sigo Hari.

— Muy interesante, admitió el sabio. Pero la savia no aguantará frente a la primera gota de lluvia, sin hablar de los estragos del tiempo.

— ¡Claro! pero el ámbar, si, añadió el Maestro Seng, avanzando hacia Hari, extendiendo a él su hermosa creación con una mano, y una esfera con la otra. Ven, yama, toma el ámbar que necesitas de esta caja, y muéstranos lo que tu magia puede hacer con esta esfera de saber. ¡Si alcanzas, puedes pagarme con tus ganancias! bromeó el gran artesano.

En un abrir y cerrar de ojos, el joven artesano había disuelto una parte del ámbar que luego usó para sellar la esfera del saber. Toda la multitud aplaudió cuando el sabio, sin voz frente el clamor, agarró el brazo del joven homín y lo levantó en el aire.

Las bolas de Ámbar se perfeccionaron más tarde en cubos para facilitar el almacenamiento gracias a la ayuda de Seng que, por cierto, creó el primer baúl se sabiduría para almacenarlos. Para mayor seguridad, el Consejo de los Sabios añadió un sello especial para asegurar que sólo los iniciados pudieran conocer su valioso contenido.

— Escrito por un escriba anónimo Zoraï

Re-fa-oo-pa-2000-04-11-5.jpg