El Kami de las almas perdidas

De EnciclopAtys

Saltar a: navegación, buscar
    Script edit.png Estado de traduccionesEsta página es una de las 79 que nos gustaría ver traducidas al español.
De.png ÜbersetztGb.png TranslatedEs.png Período de re-lecturaFr.png TraduitRu.png Запрошенный перевод
de:Der Kami der verlorenen Seelen
en:The Kami of the Lost Souls
es:El Kami de las almas perdidas
fr:Le Kami des âmes perdues
ru:Ками из Потерянных Душ.
 
UnderConstruction.png
¡Traducción que tiene que ser revisada!
¡No culpes a los contribuyentes, pero ayúdalos! 😎
Texto de referencia (Texto actualizado, utilizado como referencia) :
Notas :

Primera parte

La lluvia se redobló de violencia y los rayos iluminaron el cielo crepuscular. Lipsen corrió a la tienda más cercana para cubrirse. Levantó la pesada cortina de cuero que protegía la entrada. Como se lo esperaba, el interior estaba vacío, con la excepción de una pequeña jaula de fuego. Los ocupantes, fueran lo que fueran, habían abandonado durante mucho tiempo el lugar. El campamento abandonado parecía un pueblo fantasma. La joven Tryker se estremeció.

Colocó su fusil boomer y su bolsa de caza contra uno de los arcos de madera, luego limpió rápidamente la jaula para encender un fuego parpadeante. Un calor suave se extendió a través del yurta. Lipsen quitó su armadura tashok y se relajó. Ella agradeció silenciosamente a la Diosa por otorgarle este refugio. Afuera, la tormenta rugía como redobles de tambor de guerra. Las sombras proyectadas por las escasas llamas del hogar parecían bailar al ritmo de la lluvia golpeando la tienda, furiosa por no ser invitada. Lipsen sacó de su bolsa un trozo de pescado seco y lo masticó distraída. Su mirada dorada se perdió en el vacío, mientras reflexionaba sobre la razón de su presencia en el bosque del Nexo.

Lipsen Be'Laury había enfrentado muchos peligros para encontrarse con el jefe de los de la Kuilde. Los guardias de la tribu se habían sorprendido al ver llegar a una joven tryker cazadora, llevando los restos de un torbak a las puertas de su campamento. Un regalo para Mithus Xalon, dijo con orgullo. Ella quería unirse a las filas de la Kuilde, con el fin de servir a la diosa Jena y sus seguidores de la Karavan. Los guardias se habían reído de la audacia de esta pequeña homina. ¿Quién creía que era? Convertirse en miembro de la tribu fue un honor, un privilegio otorgado a pocas personas. Pero Hiang Sai-Ju, el anfitrión, había dado un paso adelante y dio la bienvenida a Lipsen. Todos los homins que deseaban servir a la diosa tenían que ser bien recibidos. Sugirió dejar el torbak al cuidado del descuartizador tribal, y luego propuso acompañar a la joven a la tienda del jefe.

Lipsen siguió a Hiang Sai-Ju, pasando a la sombra de la nave de metal volando sobre el campamento. Los rayos verdes de una señal karavan barrieron alrededor. Una cierta febrilidad parecía prevalecer en el pueblo. Hiang Sai-Ju explicó que los de la Kuilde estaban en guerra contra la tribu de Recuperadores, adoradores de los Kamis. Los Recuperadores habían atacado el campamento la noche anterior, y se habían apoderado de objetos sagrados preciosos. Sin duda que iban a destruirlos, como un sacrificio a sus amos demoníacos. Tuvieron que ser recuperados a toda costa.

Lipsen finalmente se encontró frente a Mithus Xalon. El jefe de la Kuilde era un gran Fyros con una cara impasible. Se miró a la joven Tryker de arriba abajo, y bajo su mirada escrutadora, Lipsen se sintió ruborizada hasta la raíz de su cabello rubio.

— Entonces, ¿quieres unirte a las filas de la Kuilde? ¿Por qué?

— Tu tribu reúne a los agentes más poderosos de la Karavan. Su fe en Jena es inquebrantable. Mi abuelo era uno de los suyos, mientras que su influencia irradiaba sobre todas las tierras antiguas. Murió como muchos otros, bajo los dardos de los kitins, durante el Gran Enjambre. Quiero recuperar mi legado y honrar la memoria de mi abuelo. Quiero servir a la Diosa.

— ¿Qué tienes que llevar a la tribu? Me pareces tan joven.

— Soy un cazador experimentado a pesar de mi juventud. Sigo la pista de cualquier caza, desde armas plácidas hasta bodocs sombríos. Estoy rastreando a los depredadores. Soy capaz de imitar los gritos de muchos animales, y conozco el arte del camuflaje. Cazaré para la tribu. Voy a luchar contra tus enemigos.

— Pareces valiente y decidida. Pero estas son solo palabras. Tienes que demostrar tu capacidad, Lipsen Be'Laury.

— Estoy lista, ¿qué debo hacer?

— Durante una temporada, vivirás en los bosques del Nexo. Si eres un cazador, la naturaleza te proporcionará todo lo que necesitas. No dormirás entre nosotros, pero servirás a la Kuilde. Hiang Sai-Ju te encomendará tareas para llevar a cabo. Llevarlas a buen término, y voy a considerar tu presencia en nuestra tribu. Sigue el camino de la Luz para ser digno de la Diosa.

Lipsen puso cara de decepción, que rápidamente ocultó al inclinarse ante Mithus Xalon. ¡Toda una temporada de espera!

— Haré según tos sus deseos. Y te demostraré que soy una de vosotros.

Varias semanas habían pasado desde la entrevista con el jefe de la Kuilde. Lipsen había hecho muchas misiones para Hiang Sai-Ju. Había explorado todo el norte de la región. Había cazado para su carne de arma, de yelk, e incluso de bolobi. Tuvo que defenderse de los cuttlers, carnívoros cuyo pelaje a rayas se confundió entre los helechos. Había evitado cuidadosamente a los bandidos y gibbais que frecuentaban el bosque. El Nexo era una tierra peligrosa para el viajero imprudente.

Había dormido al ras, disfrutando de la suavidad de principios de otoño. Lipsen no tenía miedo de la soledad, sin embargo disfrutaba de sus cortas estancias en el campamento de la Kuilde cuando llegó a entregar los productos de sus cacerías. Hiang luego le contó sobre los últimos eventos. La tribu aún no había logrado recuperar las reliquias robadas por los Recuperadores, a pesar de varios intentos. El objetivo de los Recuperadores era "purificar" el Nexo de la influencia de la Kuilde, en nombre de los Kamis y su maestro Ma-Duk. Estos fanáticos habían anunciado una gran ceremonia al final del otoño, desafiando a sus enemigos de evitar que sacrificaran los objetos preciosos. Lipsen estaba horrorizado por esta situación. Tuvo problemas para entender a los homines que habían jurado lealtad a los Kamis. Los demonios de la naturaleza eran seres retorcidos y preocupantes, que no dudaron en matar sin piedad a los perforadores demasiado emprendedores. Ella había conocido a uno de estos espíritus cerca de Fairhaven. La criatura cornuda había tratado de seducirla con sus discursos, pero la joven Tryker no se había dejado engañar. Lipsen se había burlado del Kami, imitando su voz vacilante y su ridícula postura. El demonio no había reaccionado, volviendo a su contemplación silenciosa de una flor balanceándose bajo la brisa. Tales seres volubles ciertamente no podían pretender dirigir el destino de los homins.

Lipsen comenzó a explorar la zona sur del Nexo cuando el tiempo empezó a deteriorarse. Las primeras lluvias pronto dieron paso a violentas tormentas eléctricas, y la joven Tryker anhelaba haber completado su iniciación para encontrarsee en un lugar seco de la Kuilde. Fue entonces cuando descubrió el campamento abandonado. Es creer que Jena se había apiadado de ella y había surgido de la corteza un refugio providencial.

La joven Tryker estornudó fuerte, haciendo que las llamas se tambalearan en su jaula. "¡Vaya!", se dijo a sí misma, " ¡No se falta que me enfermarme ahora!" No es momento de flaquear. La lluvia siempre golpeaba las paredes de cuero de la yurta. Lipsen se preguntó quién podría haber establecido un campamento aquí en el pasado. ¿Exploradores, bandidos, contrabandistas? ¿Qué los hizo huir? ¿Tal vez los kitins, que durante mucho tiempo habían sido muy activos en la región? Estas preguntas ocuparon la mente de Lipsen por unos momentos. Entonces, toda la fatiga acumulada durante el día parecía derramarse de inmediato, y ella suprimió un bostezo. La tormenta parecía estar alejándose. Agotada, Lipsen yacía en el suelo de serrín comprimida y luego cerraba los ojos. Ella merecía un poco de descanso. Unos minutos más tarde, durmió de un sueño ligero pero reparador.

Lipsen se despertó con un sobresalto. El fuego estaba apagado. La lluvia se había detenido, y ráfagas de voz llegaron a sus oídos. Reconoció el acento entrecortado característico de los Zorais. Reprimiendo un estornudo, se deslizó hacia la entrada de la tienda y abrió despacio la cortina de cuero. Un grupo de Zorais se reunieron alrededor de una fogata. Iluminados por las llamas, parecían espectros, con sus máscaras pálidas y sus gran armaduras de mimbre blanco. Llevaban botas carmesí. Lipsen contuvo la respiración. Reconoció los colores de los Recuperadores.

-–—o§O§o—–-


Segunda parte

Escondido dentro de la tienda, Lipsen Be'Laury no dejó de observar al grupo de Recuperadores. La noche era oscura, pero las grandes siluetas de los Zorais eran perfectamente reconocibles por el resplandor de la fogata. Sus voces llegaron hasta el joven Tryker. Usaban el lenguaje común de los homins, como todas las tribus que vivían en el Nexo.

—... se espera otro ataque de los de la Kuilde. Es por eso que Liangi Do−Vii se fue esta mañana para el campamento de la Compañía del Árbol Eterno. Volverá mañana. Quiere parlamentar con sus señores de la guerra, con el fin de formar una alianza contra los adeptos de la Karavan. Si estos locos se atreven a aparecer, ¡nuestras dos tribus los aplastarán como larvas de insectos!

Los Zorais dejaron escapar la risa sarcástica. Lipsen crispó sus manos sobre su fusil boomer mientras se sorbía los mocos. ¡Si estos malhechores no fueran tantos, ella les habría dado una buena lección de humildad!

— Escuché que un gran sirviente de los Kamis asistiría a la ceremonia de Fallenor. ¡No todos los días se sacrifican las reliquias de la Kuilde! Ma-Duk estará satisfecho. ¡Ojalá nos conceda sus favores!

— ¡Alabado sea al Gran Progenitor, y maldito sea el nombre de Jena, la Emperatriz de la noche!

Los Recuperadores se golpearon en el pecho y comenzaron una canción de guerra mientras instalaban una brocheta sobre el fuego. Cocinaron un cuarto de carne de arma, luego compartieron los trozos bendiciendo a los Kamis por este alimento. Una cantimplora pasó de mano en mano. Lipsen sintió su vientre gorgoteando. El pescado seco no había calmado su apetito.

— Algunas bayas silvestres mejorarían nuestra comida, propuso un Zorai de pelo corto. Hay algunas no muy lejos de aquí.

— ¡Buena idea, Fa! Pero tenga cuidado de no hacer malos encuentros, como la última vez. ¡Se creía que este malhumorado gnoof te privaría de tus preciosos atributos! ¡Qué tragedia para la familia Gai-Guan y sus futuros herederos!

Los otros Recuperadores se rieron. El homín se puso de pie y se encogió de hombros y examinó los alrededores. Se alejó del fuego, un cuenco en la mano. Se detuvo no muy lejos de la tienda de Lipsen, examinando los arbustos. La joven Tryker bajó el telón. Ella permaneció tan inmóvil como un muñón, prestando atención. Sintió que la savia fluía hacia sus sienes y trató de calmar los latidos de su corazón. «Imagina que estás buscando presas, dijo a si mismo. Estás acostumbrado a este tipo de cosas, ¡no te asustes!»

Después de un momento que parecía interminable, el ruido de las botas del Recuperadores parecía alejarse. Todo está bien, pensó Lipsen, la buena fortuna está siempre con los Trykers ! Pero el destino había decidido lo contrario. Lipsen sintió una ola incontenible haciendo cosquillas en sus fosas nasales. Se sentía como su nariz estaba a punto de estallar! Incapaz de contenerse, estornudó. Fue demasiado estúpido ! El Zorai se detuvo. Volvió a sus pasos y se detuvo frente a la tienda. Lipsen se maldice a sí mismo por su torpeza. ¿Ella iba a morir de un golpe de frío? ¡Eso no fue muy heroico!

El Recuperador llamó sus compañeros. Dos de ellos se pusieron de pie y se acercaron, con pistolas tchai en la mano. Los pensamientos de Lipsen revoloteaban a toda velocidad. Las imágenes de la carne asada sobre el fuego, del pescado seco, de las oraciones a los Kamis, de los Zorais con máscaras inquietantes agitaban su mente. ¿Como salir del paso? De repente, una vieja leyenda de su pueblo volvió a ella: la historia del joven Wiksie, el primer homín en conocer a un Kami…

Sin pensar más, Lipsen se tragó, luego dejó escapar una especie de graznido agudo. Pronunció algunas palabras con una voz distorsionada. Aquí hay — Kami, hambriento!

Sorprendido, los Zorais se detuvieron. Intercambiaron miradas perplejas.

— Kami, hambriento! gritó Lipsen con tono más serio. Homins, con problemas de audición que parece. ¡Bayas silvestres, tráeme!

Pillado desprevenido, el Recuperador que sostiene el cuenco fue a un arbusto y comenzó a recoger rápidamente algunos racimos de frutos rojos. Los otros Zorais dudaban. Uno de ellos acabo por tomar la iniciativa:

— Oh venerado Kami, qué clase de espíritu eres? preguntó en un tono cauteloso.

— Kami de las almas perdidas, me puede nombrar. En este lugar, sucedieron cosas terribles. Hacia el abandono, almas perdidas vagan. ¿Has olvidado todo, homins?

Lipsen no tenía idea de lo que estaba hablando. Pero las palabras del supuesto Kami parecía evocar recuerdos específicos entre los Recuperadores. Algunos de ellos esbozaron un signo sagrado para evitar la desgracia. El Zorai terminó su cosecha y regresó a la tienda.

— Algunas bayas, Oh espíritu de Ma-Duk.

La joven Tryker pensó por unos momentos. Ella recordó la leyenda de Wiksie, y otro cuento, zorai éste, evocando la conversión de la gente de la selva a los preceptos ilusorios de los Kamis. Ella termina respondiendo

— Estos frutos de la naturaleza, compartir, dijo por fin Lipsen. Así que por tu fe, mi hambre será apaciguada.

Estas palabras parecían levantar las últimas dudas de Recuperador. Se arrodillaron y comieron las bayas, mientras alababan la sabiduría de los Kami. Lipsen dio las gracias a Jena. Su estratagema parecía funcionar. Ahora se trata de mantener a los Zorais alejados antes de que se volvieran demasiado curiosos y pidieran ver el famoso espíritu.

— Este lugar tienes que dejarlo ahora. En este lugar, solo las almas afligidas pueden establecerse. ¡Muerte y tormento para los vivos! ¡Vaya, vaya!

Los homins se levantaron y luego reunieron sus cosas en silencio. Echaron un último vistazo a la tienda y a su misterioso ocupante. Las gotas de lluvia comenzaron a caer, chocando contra las máscaras blancas para dibujar lágrimas en estas caras impasibles. Un relámpago iluminó el campamento abandonado. Como si obedeciera a este signo de la ira de los Kamis, los Recuperadores desaparecieron en el bosque.

Lipsen dio un suspiro de alivio y luego se echó a reír. Ella había logrado engañar a los enemigos de la Kuilde! Pero era mejor salir de aquí. Siempre partiéndose de risa al pensar en el buen truco que había jugado, se puso rápidamente la armadura, ajustó su bolsa de caza y agarró su boomer. Ella levantó cuidadosamente la cortina de cuero que enmascara la entrada a la yurta. Los Zorais parecían desaparecidos. Lipsen salió bajo la tormenta. Miró a su alrededor, luego partió hacia el norte. Ella debía advertir a Mithus Xalon de una posible alianza de sus enemigos. Después de subir una pequeña colina, se volvió para contemplar el campamento desierto. Su mirada se detuvo en la silueta de las tiendas que goteaban de lluvia. Lipsen sonrió de nuevo. Ella acaba de tener una idea....




Última versión 2020-09-13•
-–—o§O§o—–-


Tercera parte

Mithus Xalon entrecerró los ojos. Estaba pensando. Su rostro tenía un tinte azulado, coloreado por el cubo luminoso que iluminaba el interior de la tienda. A los ojos de Lipsen, el líder de la Kuilde casi evocó a un guardián de la Karavan, un ser de poder contenido. Sentada frente a él, la joven Tryker luchó por ocultar su ansiedad. El Fyros la impresionaba.

— Tu plan es audaz y bastante ... inusual. Pero puede salir bien. Y lo que está en juego es demasiado importante para volverme culpable de excesiva precaución.

Lipsen se sintió asaltada por un inmenso orgullo. !!Ella iba a mostrar toda la tribu lo que era capaz!

— ¿Crees que puedes hacerlo por tu cuenta? preguntó Xalon mientras se levantaba.

— Sí. Un ejército de guerreros no sería de ninguna ayuda para mí.

Lipsen se levantó. Aunque era más pequeña que el Fyros, se sentía tan segura que sentía que podía alcanzar el dosel.

— No era lo que estaba pensando, respondió el jefe de Kuilde mientras abría una cofrecito de madera esculpida. La bendición de la Diosa es un apoyo que no se puede desperdiciar.

El jefe de la Kuilde entregó un pequeño objeto a la joven cazadora. Un cristal con formas redondeadas, transparente como el agua de los lagos de Aeden Aqueous, que emitió reflejos iridiscentes.

— Es un pacto de teletransportación. Rompe el cristal y serás transportado a un lugar seguro.

Lipsen se inclinó ante los Fyros y lo agradeció respetuosamente.

— Ahora tengo que preparar a los combatientes de la tribu, en caso de que la Compañía del Árbol Eterno decida echar una mano a los Recuperadores. Que la luz ilumine el peligroso camino que has elegido, hija de Jena.

Al final de la tarde, los rayos del sol luchaban por atravesar las nubes. Lipsen salió del pueblo, llevándose consigo una gran bolsa que contenía todo lo que necesitaba. Tuvo que apresurarse para llegar al campamento abandonado antes del anochecer.

La Luna estaba en medio del cielo cuando los Zorais vieron las primeras tiendas. Una ligera llovizna dejó caer gotas sobre su armadura tan-ko como un rocío nocturno. El Recuperadores entró en el campamento. Sacó de su bolso el jarrón de ámbar que había tomado al pie de los pilares de sacrificio y se acercó a la yurta con un paso indeciso.

— Venerado Kami de las almas perdidas, te ofrezco este objeto como una ofrenda, para que pueda ser devuelto a la naturaleza como lo ordenan nuestras costumbres.

Colocó el jarrón frente a la entrada de la tienda. Pasaron unos minutos. Atrevido, el homín se inclinó hacia la cortina de cuero para levantarlo. De repente, una mano con un aspecto vegetal brotó del interior de la yurta para llevar rápidamente la ofrenda. El Recuperador saltó hacia atrás y dio un grito de sorpresa.

— Por este sacrificio, el favor de los espíritus recibirás. ¡Kamis, tu nombre conocen, Fa Gai-Guan!

El Zorai reconoció la extraña voz del Kami de las almas perdidas. Cayó de rodillas e inclinó al suelo.

— ¡Gloria a Ma-Duk, gloria a sus Discípulos!

— Tienes fe, una misión sagrada eres digno de cumplir. ¿Lo aceptarás?

Fa Gai-Guan levantó la cabeza. Puso su mano sobre su pecho y habló con voz clara.

— ¡Sí! Estoy a su servicio, Oh Guardián de Atys !

— Mayor sacrificio, almas atormentadas exigen. Solo entonces se les otorgará descanso. Impías reliquias por su tribu se guardia. Liangi do-Vi, Jefe de reciclaje, tiene las traer aquí antes del amanecer. !Mi mensajero seras, Fa Gai-Guan! ¡Date prisa!

El homín saltó sobre sus pies y luego corrió veloz como el viento hacia el noreste. Parecía estar habitado por un fervor ardiente, y nada podría haberlo detenido en su carrera.

Lipsen puso el jarrón de ámbar en su bolsa. Todo funcionó según lo planeado. Ella se quitó cuidadosamente sus guantes tashok. El camuflaje hecho de musgo y ramitas había engañado al Zorai. Ahora tenía unas horas para perfeccionar su disfraz. La joven Tryker se puso a trabajar febrilmente.

La oscuridad todavía estaba esperando el primer ataque del sol cuando los Recuperadores llegaron al campamento. Habían venido muchos, guiados por Fa Gai-Guan. Entre los guerreros de la tribu caminaba Liangi do-Vi. Su cabeza calva parecía un cráneo amenazante decorado con pinturas mortuorias. Blandió una imponente masa kanka. Dos homins lo siguieron de cerca, cada uno con una cesta de mimbre cerrada. Los Zorais se reunieron frente a la yurta. Fa Gai-Guan se arrodilló y habló :

— ¡Su voluntad se ha cumplido, o Kami de las almas perdidas! En esta noche se encuentra ante usted el poderoso Liangi do-Vi, guía supremo de nuestra tribu. ¡Elogie su nombre!

El jefe de los Recuperadores dio un paso adelante.

— Espíritu de la naturaleza, concédenos el privilegio de poner ojos en usted. Así nuestros corazones se llenarán con tu presencia.

Habló con voz tranquila y silenciosa. Su actitud cautelosa contrastaba con la exaltación mística de Fa Gai-Guan. El momento de la verdad había llegado.

Una forma salta fuera de la tienda. Los Zorais se retrocedieron. A pesar de su pequeño tamaño, el Kami de las almas perdidas tenía una apariencia impresionante. Estaba agachado, como los espíritus de salamandra del desierto. Su cuerpo cubierto de musgo estaba erizado de ramas. Su cabeza parecía la de un pez nadando en los océanos del bosque. Grandes helechos en los colores del otoño adornaban su espalda como alas silvestre.

— Sabio eres tú, que habías oído mi llamado, exclamó el Kami con voz aguda. ¡Un sacrificio, almas perdidas exigen! Los artículos tomados de nuestros enemigos, ¿los trajiste?

Los dos portadores de canastas colocaron su preciosa carga en el suelo.

— Aquí están las reliquias de la Kuilde. En su apariencia, no hay duda de que son de origen Karavan.

Los Recuperadores exhibieron dos cubos de metal adornados con extrañas inscripciones.

— Estas cosas sacrílegas, a la naturaleza serán devueltas. Por lo tanto, con esta ofrenda, los homines que perecieron aquí podrán reanudar su largo viaje a la dicha de Ma-Duk !

Apareció la primera luz del amanecer. El Kami acompañó sus palabras con extraños signos conocidos por él solo.

— Ahora tenéis que irse. Los vivos, los muertos no aprecian la compañía. ¡Por el Gran Padre, sed bendecidos!

Liangi do-Vi puso su mano sobre uno de los cubos

— Oh Guardián de Atys, nos gustaría presenciar el sacrificio. Al traerte estas reliquias, ¿no nos hemos ganado este privilegio?

El Kami parecía sorprendido. ¿Quiénes eran estos homins para desafiar su voluntad?

Lipsen estaba sudando bajo su yelmo cubierto de vegetación. Tuvo que salir de esta situación. Decidió intentar intimidación.

— Por lo que habéis logrado, seréis recompensados. Pero solo en mi presencia, la ofrenda debe hacerse. ¡Esto es lo que exigen los espíritus de este lugar!

Los Recuperadores se miraron, preocupados. Pero su jefe no se desmoronó.

— Siempre hemos servido fielmente al Gran Padre. La savia de mi tribu fue derramada para obtener estas reliquias. Merecemos estar aquí. Tenemos miedo ni a los muertos ni a los vivos !

El Kami se quedó silencioso. Parecía estar pensando.

— Siervos leales, os habéis mostrado, acabó por responder el Kami. Este favor, doy mi consentimiento para concederos. ¡Os alejáis, homins! gritó, agitando los brazos.

Los Zorais dieron unos pasos atrás. El Kami se acercó a los cubos y murmuró palabras incomprensibles. En su mano derecha brillaban partículas cristalinas, brillantes colores del arcoíris.

Liangi do-Vi se crispó. Ya había visto tales reflejos en manos de los seguidores de Karavan. Instintivamente, corrió a las reliquias. ¡Demasiado tarde! Agarrando los objetos sagrados contra él, el Kami de las almas perdidas desapareció en una risa clara tal como la madrugada que que se acercaba.

Lipsen Be'Laury fue invitado a unirse a la Kuilde a finales de otoño. Ella se convirtió en la mejor cazadora de la tribu. Hoy, recorre el norte de los bosques del Nexus y rastrea bestias salvajes para alimentar a su clan. Evitó aventurarse al sur, y nunca regresó al campamento abandonado... ¿Tal vez por miedo a conocer al verdadero Kami de las almas perdidas?




Última versión 2021-04-23•
-–—o§O§o—–-


Dummy.png
Lore migrated
This page is an official text of the animation that has been made public.