Ryzom
El Kami de las almas perdidas/Segunda parte

De Ryzom Wiki

Saltar a: navegación, buscar


es:El Kami de las almas perdidas/Segunda parte
fr:Le Kami des âmes perdues/Seconde partie
 
UnderConstruction.png
¡Traducción que tiene que ser revisada!
¡No culpes a los contribuyentes, pero ayúdalos! 😎
Texto de referencia (Texto actualizado, utilizado como referencia) :
Notas :

El Kami de las almas perdidas - Segunda parte

Escondido dentro de la tienda, Lipsen Be'Laury no dejó de observar al grupo de Recuperadores. La noche era oscura, pero las grandes siluetas de los Zorais eran perfectamente reconocibles por el resplandor de la fogata. Sus voces llegaron hasta el joven Tryker. Usaban el lenguaje común de los homins, como todas las tribus que vivían en el Nexo.

—... se espera otro ataque de los de la Kuilde. Es por eso que Liangi Do−Vii se fue esta mañana para el campamento de la Compañía del Árbol Eterno. Volverá mañana. Quiere parlamentar con sus señores de la guerra, con el fin de formar una alianza contra los adeptos de la Karavan. Si estos locos se atreven a aparecer, ¡nuestras dos tribus los aplastarán como larvas de insectos!

Los Zorais dejaron escapar la risa sarcástica. Lipsen crispó sus manos sobre su fusil boomer mientras se sorbía los mocos. ¡Si estos malhechores no fueran tantos, ella les habría dado una buena lección de humildad!

— Escuché que un gran sirviente de los Kamis asistiría a la ceremonia de Fallenor. ¡No todos los días se sacrifican las reliquias de la Kuilde! Ma-Duk estará satisfecho. ¡Ojalá nos conceda sus favores!

— ¡Alabado sea al Gran Progenitor, y maldito sea el nombre de Jena, la Emperatriz de la noche!

Los Recuperadores se golpearon en el pecho y comenzaron una canción de guerra mientras instalaban una brocheta sobre el fuego. Cocinaron un cuarto de carne de arma, luego compartieron los trozos bendiciendo a los Kamis por este alimento. Una cantimplora pasó de mano en mano. Lipsen sintió su vientre gorgoteando. El pescado seco no había calmado su apetito.

— Algunas bayas silvestres mejorarían nuestra comida, propuso un Zorai de pelo corto. Hay algunas no muy lejos de aquí.

— ¡Buena idea, Fa! Pero tenga cuidado de no hacer malos encuentros, como la última vez. ¡Se creía que este malhumorado gnoof te privaría de tus preciosos atributos! ¡Qué tragedia para la familia Gai-Guan y sus futuros herederos!

Los otros Recuperadores se rieron. El homín se puso de pie y se encogió de hombros y examinó los alrededores. Se alejó del fuego, un cuenco en la mano. Se detuvo no muy lejos de la tienda de Lipsen, examinando los arbustos. La joven Tryker bajó el telón. Ella permaneció tan inmóvil como un muñón, prestando atención. Sintió que la savia fluía hacia sus sienes y trató de calmar los latidos de su corazón. «Imagina que estás buscando presas, dijo a si mismo. Estás acostumbrado a este tipo de cosas, ¡no te asustes!»

Después de un momento que parecía interminable, el ruido de las botas del Recuperadores parecía alejarse. Todo está bien, pensó Lipsen, la buena fortuna está siempre con los Trykers ! Pero el destino había decidido lo contrario. Lipsen sintió una ola incontenible haciendo cosquillas en sus fosas nasales. Se sentía como su nariz estaba a punto de estallar! Incapaz de contenerse, estornudó. Fue demasiado estúpido ! El Zorai se detuvo. Volvió a sus pasos y se detuvo frente a la tienda. Lipsen se maldice a sí mismo por su torpeza. ¿Ella iba a morir de un golpe de frío? ¡Eso no fue muy heroico!

El Recuperador llamó sus compañeros. Dos de ellos se pusieron de pie y se acercaron, con pistolas tchai en la mano. Los pensamientos de Lipsen revoloteaban a toda velocidad. Las imágenes de la carne asada sobre el fuego, del pescado seco, de las oraciones a los Kamis, de los Zorais con máscaras inquietantes agitaban su mente. ¿Como salir del paso? De repente, una vieja leyenda de su pueblo volvió a ella: la historia del joven Wiksie, el primer homín en conocer a un Kami…

Sin pensar más, Lipsen se tragó, luego dejó escapar una especie de graznido agudo. Pronunció algunas palabras con una voz distorsionada. Aquí hay — Kami, hambriento!

Sorprendido, los Zorais se detuvieron. Intercambiaron miradas perplejas.

— Kami, hambriento! gritó Lipsen con tono más serio. Homins, con problemas de audición que parece. ¡Bayas silvestres, tráeme!

Pillado desprevenido, el Recuperador que sostiene el cuenco fue a un arbusto y comenzó a recoger rápidamente algunos racimos de frutos rojos. Los otros Zorais dudaban. Uno de ellos acabo por tomar la iniciativa:

— Oh venerado Kami, qué clase de espíritu eres? preguntó en un tono cauteloso.

— Kami de las almas perdidas, me puede nombrar. En este lugar, sucedieron cosas terribles. Hacia el abandono, almas perdidas vagan. ¿Has olvidado todo, homins?

Lipsen no tenía idea de lo que estaba hablando. Pero las palabras del supuesto Kami parecía evocar recuerdos específicos entre los Recuperadores. Algunos de ellos esbozaron un signo sagrado para evitar la desgracia. El Zorai terminó su cosecha y regresó a la tienda.

— Algunas bayas, Oh espíritu de Ma-Duk.

La joven Tryker pensó por unos momentos. Ella recordó la leyenda de Wiksie, y otro cuento, zorai éste, evocando la conversión de la gente de la selva a los preceptos ilusorios de los Kamis. Ella termina respondiendo

— Estos frutos de la naturaleza, compartir, dijo por fin Lipsen. Así que por tu fe, mi hambre será apaciguada.

Estas palabras parecían levantar las últimas dudas de Recuperador. Se arrodillaron y comieron las bayas, mientras alababan la sabiduría de los Kami. Lipsen dio las gracias a Jena. Su estratagema parecía funcionar. Ahora se trata de mantener a los Zorais alejados antes de que se volvieran demasiado curiosos y pidieran ver el famoso espíritu.

— Este lugar tienes que dejarlo ahora. En este lugar, solo las almas afligidas pueden establecerse. ¡Muerte y tormento para los vivos! ¡Vaya, vaya!

Los homins se levantaron y luego reunieron sus cosas en silencio. Echaron un último vistazo a la tienda y a su misterioso ocupante. Las gotas de lluvia comenzaron a caer, chocando contra las máscaras blancas para dibujar lágrimas en estas caras impasibles. Un relámpago iluminó el campamento abandonado. Como si obedeciera a este signo de la ira de los Kamis, los Recuperadores desaparecieron en el bosque.

Lipsen dio un suspiro de alivio y luego se echó a reír. Ella había logrado engañar a los enemigos de la Kuilde! Pero era mejor salir de aquí. Siempre partiéndose de risa al pensar en el buen truco que había jugado, se puso rápidamente la armadura, ajustó su bolsa de caza y agarró su boomer. Ella levantó cuidadosamente la cortina de cuero que enmascara la entrada a la yurta. Los Zorais parecían desaparecidos. Lipsen salió bajo la tormenta. Miró a su alrededor, luego partió hacia el norte. Ella debía advertir a Mithus Xalon de una posible alianza de sus enemigos. Después de subir una pequeña colina, se volvió para contemplar el campamento desierto. Su mirada se detuvo en la silueta de las tiendas que goteaban de lluvia. Lipsen sonrió de nuevo. Ella acaba de tener una idea....


Continuará

El Kami de las almas perdidas
Primera parte Segunda parte Tercera parte




Última versión 2020-09-13•